María Jesús García: El poder de las Flores de Bach

0 Comparte

María Jesús García llegó desde España hace más de 3 años para compartir la magia de las flores de Bach y su efecto terapéutico, el cual conoció gracias a la recomendación de una amiga. “Vivía en una ciudad que no era la mía, acababa de terminar una relación larga y estaba muy desanimada. Esta primera aproximación me dio mucha curiosidad; conforme iba adentrándome más en el conocimiento de las flores de Bach, más me iba fascinando”, recuerda.

Tras años de estudio –y luego de certificarse como practitioner por el Centro Bach del Reino Unido– creó Waterviolet, un espacio al que los clientes pueden acudir para tratar sus emociones bloqueadas con una terapia y, por supuesto, con las flores de Bach. “Entre los problemas más frecuentes que he venido trabajando se encuentran la ansiedad, el insomnio, el estrés laboral, la falta de ilusión, la impaciencia y el duelo. También en niños he visto temas de atención, de gestión de la frustración e, inclusive, de alopecia por estrés”, afirma la especialista. 

En una entrevista exclusiva para 15 MinutosMaría Jesús comentó más a fondo el trabajo que realiza en Waterviolet y en qué consiste este método de medicina alternativa.

Con tus propias palabras: ¿qué son exactamente las flores de Bach y para qué sirven? 

Las flores de Bach son un sistema compuesto por 38 flores, creado por el Dr. Bach. Cada una de estas flores está indicada para un aspecto emocional concreto. Abarcan emociones como miedo, incertidumbre, hipersensibilidad o desesperación. Las flores de Bach son una medicina alternativa y natural que sirve para recuperar el balance emocional.

¿Cómo llegaste a Perú? 

Llegué hace más de 3 años por amor. Conocí a mi esposo en Madrid, cuando los 2 estudiábamos la maestría. La idea era quedarnos en Madrid, pero lo llamaron para volver a trabajar en Lima y me vine con él.

¿Cómo empezó tu interés por las flores de Bach y la terapia floral? 

Empezó hace más de 8 años, cuando estaba viviendo en Barcelona. Una amiga me recomendó las flores de Bach en una etapa complicada de mi vida. Vivía en una ciudad que no era la mía, acababa de terminar una relación larga y estaba muy desanimada. Esta primera aproximación me dio mucha curiosidad; conforme iba adentrándome más en el conocimiento de las flores de Bach, más me iba fascinando. Son muchos los matices del trabajo de las flores, de la profundidad emocional que alcanzan y cómo te van ayudando a entenderte mejor. 

¿Cómo nació Waterviolet? 

Waterviolet es el nombre de una de las flores de Bach, una flor que me costó entender, que habla de la comunicación, de cómo crear puentes y favorecer la conexión con los demás, de no aislarse y, por el contrario, compartir. A la hora de crear las redes sociales, no quería utilizar mi nombre; quería que una de las flores tomase el protagonismo y Waterviolet me pareció la ideal.

TE PUEDE INTERESAR Coriónica: Un nuevo estilo para mamás con actitud

Waterviolet empezó justo antes de que se desate la pandemia. ¿Cómo fue lidiar con la llegada del coronavirus apenas comenzabas?

Aunque llevaba tiempo con las consultas, fue a finales de febrero de 2020 que me decidí a abrir las redes sociales. En esos inicios fue que estalló la pandemia. 

Fue algo verdaderamente retador, en todos los niveles. Como terapeuta, tuve que cambiar el formato: empezar a atender de manera virtual y encontrar la manera de entregar los goteros con delivery. A nivel personal, valoro haber podido ayudar en un momento tan difícil a enfermeras en primera línea, madres, adultos mayores, niños y pacientes recuperados de COVID-19 que sentían miedo de volver a incorporarse en el mundo laboral.

¿Cuál es el proceso para conseguir flores de Bach en Waterviolet? 

Es muy sencillo. Primero, se agenda una cita conmigo a través de la web (www.watervioletfloresdebach.com) o de mis redes sociales (@waterviolet). Después, tenemos una consulta de aproximadamente 50 minutos en la que se identifican las flores que el cliente necesita en su gotero personalizado. Finalmente, se prepara la combinación específica para sus emociones.

¿Qué tipos de problemas son los más frecuentes entre los clientes que solicitan flores de Bach?

La ansiedad, el insomnio, el estrés laboral, la falta de ilusión, la impaciencia y el duelo. En niños, he visto temas de atención, de gestión de la frustración e, inclusive, de alopecia por estrés. Que los niños y adolescentes no puedan socializar como antes o hayan tenido que aprender con la virtualidad ha sido un factor importante de estrés.

¿Qué es lo que más te enorgullece de trabajar con terapia floral? 

El hecho de ser practitioner registrada por el Centro Bach del Reino Unido y de seguir un código deontológico de práctica. Como practitioner, abogo por el autoconocimiento de las emociones y ayudo a que la persona sea capaz de identificarlas por sí misma.

Son muchos los matices del trabajo con las flores, de la profundidad emocional que alcanzan y cómo te van ayudando a entenderte mejor»

¿Cuáles son los más grandes retos que ha tenido que afrontar Waterviolet hasta el momento? 

El mayor reto y alegría fue que, al enterarme de que estaba embarazada hace casi 1 año, no estaba segura de si iba a poder seguir con las consultas; sin embargo, continué hasta la semana 39 de embarazo. El otro gran reto fue la virtualidad y el envío de goteros. No obstante, hoy en día es uno de mis mayores orgullos poder asistir a personas en todo el país y que mis goteros de flores de Bach hayan llegado a Piura, Tacna o Cusco.

¿Cuáles son las mayores enseñanzas que te llevas de este tiempo? 

Me llevo muchas conversaciones valiosas con personas increíbles. La pandemia y el confinamiento han hecho que nos replanteemos las cosas a nivel laboral, personal, familiar… Ha sido un año que nos ha hecho reflexionar sobre la vida que queremos vivir. La mayor enseñanza es que somos muy fuertes como seres humanos y que, pase lo que pase, la ilusión por vivir y por disfrutar siempre está ahí. 

¿Cuáles son las próximas metas para Waterviolet?

Uno de mis mayores sueños acaba de salir. He creado una colección cápsula de 5 modelos de libretas inspiradas en las flores de Bach, que pueden servir como diario, bullet journal o lo que necesiten mis clientes. La escritura es una de mis pasiones y es una herramienta maravillosa de autoconocimiento que complementa muy bien la terapia floral.