Gustavo Castillo y Pablo Ramos: reparación de bicicletas con conciencia ciclista

0 Comparte

Usar una bicicleta como medio de transporte es una alternativa que nos puede beneficiar de muchas maneras: mejora nuestra salud, colabora con el cuidado del medio ambiente e, incluso, puede ayudar sustancialmente a nuestra economía. Y eso es lo que quieren demostrar Gustavo Castillo y Pablo Ramos con BiciFix, un emprendimiento nacido en medio de la pandemia que se dedica a la reparación de bicicletas y a la venta de accesorios y repuestos. 

“Si bien al inicio la gente prefería no salir de sus casas y eso podía suponer una barrera, nos dimos cuenta de que ofrecer el servicio de mantenimiento de bicicletas a domicilio podría ser la solución. Y así comenzamos”, cuenta Gustavo.

En una entrevista exclusiva para 15 Minutos, el emprendedor dio más detalles sobre la historia del servicio que ofrece y por qué es tan importante generar una cultura ciclista en Lima.

¿Cuándo nació tu interés por las bicicletas y el ciclismo? 

Desde niño, me gustaba mucho estar en movimiento. Y en la bici encontré una perfecta y divertida razón para hacerlo. Era de los pequeños que veía una grada y quería saltarla, que bajaba escaleras o que soltaba los frenos en una bajada. Además, me gustaba aprender sobre cómo funcionaba mi bicicleta e intentaba solucionar los problemitas que pudiese tener: parchar mi llanta/cámara, ajustar un freno, poner la cadena cuando se salía, etc. Desde ese entonces, me empezó a gustar mucho la bici.

¿Cómo se creó BiciFix?

BiciFix nació como una idea entre Pablo Ramos y yo, luego de trabajar juntos en una ONG que se llama Proyecto Baika. Lo que hacíamos ahí era básicamente buscar donaciones de bicicletas en desuso, repararlas y entregarlas a niños de escasos recursos económicos (principalmente, en provincia) para que vayan en bici al cole, en lugar de invertir 2-4 horas diarias caminando. En esta ONG, mi socio era el director general y yo me encargaba de supervisar y desarrollar los mantenimientos para que las bicis lleguen a su destino lo mejor posible. Llegada la pandemia –y conociendo ambos cómo trabajaba el otro–, decidimos lanzarnos y crear BiciFix.

¿Qué tan complicado fue iniciar en el contexto de la pandemia? 

Nuestro emprendimiento nació el 17 de junio de 2020. Si bien al inicio la gente prefería no salir de sus casas y eso podía suponer una barrera, nos dimos cuenta de que ofrecer el servicio de mantenimiento de bicicletas a domicilio podría ser la solución. Y así comenzamos. La primera etapa de BiciFix consistió en ir en bicicleta a ejecutar los mantenimientos, mientras mi socio se encargaba de la búsqueda de clientes, las coordinaciones y la agenda de visitas. Yo iba por todo Lima, visitando distritos como Miraflores, Magdalena, San Miguel, Pueblo Libre, Lince, San Isidro, San Borja, Surco, San Luis y La Molina. Esa primera parte de la empresa fue súper demandante: ambos renunciamos a nuestros trabajos para meternos de lleno en el asunto.

¿Cómo es llevar el emprendimiento en conjunto? 

Es una buena experiencia, porque cada uno maneja aspectos que el otro podría no conocer a fondo. Yo, por ejemplo, soy psicólogo clínico de profesión, e ignoro muchos temas de contabilidad, pero, como me gusta la mecánica, es un tema que domino y aprendo rápido. Mi socio, por el contrario, no conoce mucho sobre esas cosas, pero, como administrador, domina muy bien la parte financiera y contable. Creo que es un buen complemento, pese a que, en ocasiones, hay puntos de vista divergentes. Felizmente, lo hemos sabido conversar y sacarle provecho.

¿Cuáles son los servicios y productos más solicitados por sus clientes?

De todas maneras, nuestros “servicios estrellas” son los mantenimientos y los lavados express. Somos bien meticulosos y nos preocupamos porque la gente se vaya satisfecha y feliz. Todo el equipo sabe que el objetivo es dejar la bicicleta como a ellos les gustaría encontrarla. Otro producto que sale bastante son los packs de luces delantera y posterior, los cascos, los timbres y varios repuestos como llantas, cadenas y frenos. En resumen, procuramos ofrecer un servicio integral que responda a las necesidades de la gente en lo que a ciclismo se refiere.

¿En qué se diferencia BiciFix de la competencia? 

Uno de nuestros principales diferenciales es que los fundadores somos 2 jóvenes que disfrutan mucho lo que hacen. Si bien BiciFix nació como una idea de negocio, a mí me gusta mucho la mecánica, pensar soluciones a problemas diversos (nunca dejo de sorprenderme con lo que me encuentro), conversar, enseñar y ayudar a la gente. A mi socio, por otro lado, le apasiona el reto de sacar adelante un emprendimiento y hacerlo madurar. Además, periódicamente, nos autoevaluamos para saber qué estamos haciendo bien, qué podríamos hacer mejor y cuál es el siguiente paso para responder de forma efectiva a las necesidades del público.

TE PUEDE INTERESAR: ¿LA MEDITACIÓN PUEDE AYUDAR A MEJORAR TU RENDIMIENTO DEPORTIVO?

Nuestros ‘servicios estrellas’ son los mantenimientos y los lavados express. Somos bien meticulosos y nos preocupamos porque la gente se vaya satisfecha y feliz»

Expansión y crecimiento

En mayo de este año, abrieron su segundo local. ¿Cómo lo vivieron? ¿Era algo que se esperaban?

El segundo local fue todo un reto, pero lo valió al 100 %. En el taller de Paseo del Bosque ya atendíamos a público de San Borja y Surco, así que pensamos que la siguiente buena decisión sería abrir uno en La Molina. Este sería nuestro taller más importante; por eso, demandó que me sumergiera durante todo el proceso. Habíamos contemplado la posibilidad de abrir otro local previamente, pero creo que lo hicimos en el tiempo preciso: siendo una empresa estable y sin el riesgo de comprometer la calidad que caracteriza a nuestra marca.

¿Qué es lo que más les interesa o inspira de generar una cultura ciclista en el Perú?

Además de que la población en conjunto desarrolle una cultura que promueva y valore la bicicleta como medio de transporte, queremos que su experiencia en bici sea siempre la mejor. Esto es: descubrir que una manera excelente de hacer ejercicio es llevar un hobbie saludable. A diferencia de estar detrás de una pantalla durante horas (que, por cierto, no tiene nada de malo), pedalear libera endorfinas, reduce los niveles de estrés acumulado y fortalece tu sistema inmunológico y tus músculos.

Aún falta mucho para que Lima se vuelva una ciudad ciclista. ¿Cuáles creen que son los primeros pasos para lograr esta meta? 

Lo primero sería involucrar a las autoridades, para que continúen desarrollando infraestructura segura y articulada. Muchas de las ciclovías que tenemos están aisladas unas de otras o son improvisadas, porque no ha habido una planificación previa. En algunas ocasiones, se ha recortado parte de la pista o los jardines, reduciendo el espacio que tienen los carros para circular y forzando a los conductores a tener que manejar con un ciclista al costado, situación que podría resultar peligrosa para ambos. No es sorpresa que varios no quieran manejar bicicletas al trabajo o como deporte, porque “en Lima los carros son mucho riesgo”. Recién cuando haya una mejor infraestructura –y existan leyes que protejan y respalden al ciclista–, la cosa podría ser diferente.

¿Cuáles son sus planes a mediano y largo plazo?

En el corto y mediano plazo, queremos enfocarnos en posicionarnos como una marca referente en servicios y productos de ciclismo. Más adelante, nos encantaría abrir un tercer taller de bicicletas e incluso contemplar la posibilidad de representar una marca del extranjero. Con toda la fe, se logra.