Esther Toro: Moda, tendencias y amor propio

0 Comparte

Comunicadora de profesión, runner, esposa y mamá de 2 hijos, con estudios en Asesoría de Imagen y Personal Shopper… No cabe duda de que Esther Toro es una mujer fuerte, trabajadora y multifacética. Y esas cualidades, enlazadas con el concepto de “amor propio”, son mensajes que la emprendedora busca transmitir a sus clientas a través de su nueva marca de ropa Te quiero linda. “No tenemos que encajar en ningún estereotipo, sino más bien aprender a sentirnos especiales con eso que nos hace únicas y diferentes”, explica.

Aunque la idea de la marca nació en su corazón hace 7 años, la pandemia le dio ese empujón que necesitaba para atreverse a lanzarla. “Me miré al espejo y me dije: ‘es ahora o nunca’”, cuenta Esther, entusiasmada con los resultados. 

En una entrevista exclusiva para 15 Minutos, la emprendedora cuenta mayores detalles sobre la marca de ropa que busca empoderar a las mujeres. 

¿Cuándo nació tu interés por el diseño de modas?

Ha estado presente desde que soy niña. Mi abuela materna influyó mucho en eso. Me enseñó a recibir mi cumpleaños, Navidad y Año Nuevo en vestido. Tenía que ser un vestido nuevo, para la “buena suerte”. Ella misma me los regalaba y yo disfrutaba mucho ir de shopping con ella. Creo que, en realidad, más que el diseño de modas, siempre me ha interesado la imagen personal; sobre todo, en el caso de las mujeres. Por esa razón, además de ser comunicadora de profesión, hace algunos años estudié la carrera de Asesoría de Imagen Personal y Personal Shopper, con el objetivo de ayudar a las mujeres a potenciar su imagen, para lo cual no considero que se requiera de un gran presupuesto, sino de mucha actitud.

Te quiero linda… ¿Cómo se creó?

Te quiero linda nació en mi corazón hace 7 años aproximadamente. Sin embargo, no me animaba a lanzar la marca porque tenía miedo. Ponía pretextos, como la falta de tiempo, el temor a descuidar mi trabajo (en una empresa)… y me preocupaba quitarles tiempo a mis hijos. Eran excusas, porque, cuando uno quiere y tiene la convicción, siempre puede y encuentra la manera de hacerlo. Este año, en plena pandemia, salí de mi trabajo como dependiente en una empresa y ya no tuve más pretextos para postergarlo. Me miré al espejo y dije: “es ahora o nunca”. Llené mi mente de valentía para concretar ese sueño pendiente y, gracias a Dios, todo está resultando muy bien.

Me miré en el espejo y dije ¡es ahora o nunca!»

Esther Toro

Es una marca que se interesa mucho por trasmitir la importancia del amor propio. ¿Por qué era importante dar ese mensaje? 

Me parece súper importante que una marca que se va a dirigir a mujeres las ayude y empodere para rescatar ese amor propio y autoestima que, a veces, vamos perdiendo en el camino. Las mujeres somos muy autocríticas con nosotras mismas y nos cuesta reconocer nuestro valor. Nos resulta más fácil encontrar nuestros defectos en lugar de todo lo bonito que tenemos. La perfección no existe y debemos dejar de buscarla. No tenemos que encajar en ningún estereotipo, sino más bien aprender a sentirnos especiales con eso que nos hace únicas y diferentes. El amor propio es vital para vernos lindas; es algo que está dentro de nosotras y ningún vestido ni ningunos zapatos nuevos nos lo van a dar. Es un poder que tenemos dentro nuestro; cuando lo descubrimos, somos capaces de lograr cosas increíbles, por nosotras y para nosotras. 

¿En qué te inspiras para crear cada diseño?

Busco que sean tallas completas (porque cada cuerpo es diferente), que sean modelos que resalten la figura y que disimulen los rollitos. Apuesto por las pretinas anchas y las telas coloridas. Pero lo más importante que buscamos en Te quiero linda es que sean prendas versátiles; es decir, que puedan servir tanto para un look casual como para uno más formal. Todo va a depender de los zapatos y accesorios con los que se arme el outfit. Por eso, siempre hago videos con ideas de looks para que mis clientas puedan sacarle el mayor provecho a lo que compran.

¿Qué tipo de prendas son las que más se llevan en esta temporada?

Por la pandemia, se mantiene muy fuerte la necesidad de la ropa comfy, ya que pasamos más tiempo en casa que en la calle. Por eso, una de las prendas que más hemos vendido en Te quiero linda ha sido el Set Comfy Lucy. También están en full tendencia los polos con hombreras, como el Polo Betsy, que tenemos en colores básicos como negro, blanco y beige.

¿Qué significó para ti iniciar este emprendimiento en medio de la pandemia? 

Fue algo contradictorio: por un lado, me resultó fácil, ya que, al haber dejado de trabajar en una oficina, tenía todo el tiempo del mundo para lanzar la marca. No obstante, también resultó algo complicado por la escasez de proveedores y las restricciones para salir. La aprobación de telas y diseños era virtual. De hecho, hubo un poco de desconfianza al inicio, pero, felizmente, todo salió bien. Creo que la pandemia ha traído muchas complicaciones, pero, a la vez, muchos aprendizajes. Nos ha hecho cuestionarlo todo. Sobre todo, lo que hacemos con nuestro tiempo y cómo hemos estado llevando nuestras vidas. En mi caso, frente a esa pregunta recurrente: “si no tuvieras que trabajar para ganar dinero, ¿qué estarías haciendo en este momento?”, la respuesta siempre fue: “tener Te quiero linda”.

TE PUEDE INTERESAR Gloria María Alegría y la florería que supo encontrar luz en medio de una crisis mundial

¿Cuáles fueron los obstáculos más grandes que tuviste que sortear para sacar adelante la marca? 

Primero, vencer el miedo. Ese temor al qué dirán, a que todo salga mal, a que nadie me compre, a que nadie me siga… ¡Vencer la vergüenza! Lo segundo, la autodisciplina. Ser emprendedora significa ser tu propia jefa: tú pones las reglas y eso puede parecer muy fácil o ser sinónimo de mucho tiempo libre, pero es todo lo contrario. Debes ser más ordenada y cuidadosa, armar tú misma tus horarios, estar siempre pendiente de las redes sociales y contestar todo en corto tiempo. Las clientas buscan inmediatez en la atención. Todo eso, sin descuidar a tu familia. A veces, avanzo presupuestos o diseños en las noches, mientras mis hijos duermen. Termino trabajando el doble, pero la sensación de hacer lo que amo y que sea algo propio es realmente gratificante. Vale 1000 % el esfuerzo.

 ¿Cuáles son las metas a corto y largo plazo para Te quiero linda?

A corto plazo, seguir consolidándonos como una tienda online en la que las clientas encuentren prendas que las hagan ver más lindas de lo que ya son, y que les ofrezca tips para potenciar su imagen, mensajes positivos y una vibra bonita. Y en un futuro no muy lejano, espero tener una tienda física en la que yo misma pueda atender a mis clientas personalmente, brindándoles el servicio de una asesoría de imagen personalizada y tips de empoderamiento para que salgan decididas a comerse el mundo. Todo eso, acompañado de una charla entre amigas y un delicioso cafecito.

Conoce más sobre Te quiero linda a través de Facebook e Instagram.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.