Catherine Cano: moda versátil y telas de calidad

0 Comparte

Bohomanía es una marca de ropa que se caracteriza por la versatilidad de sus prendas y que nació en 2019, cuando Catherine Cano, después de abandonar su trabajo como abogada, decidió dedicarse a lo que siempre soñó: tener su propio negocio de moda. “Nueva York terminó por convencerme, porque la inspiración allá se vuelve infinita: es la meca mundial de la moda. La experiencia de vivir allí me motivó demasiado a perseguir mi sueño. Llevé cursos de Fashion Management y Fashion Marketing que me dieron las herramientas para iniciar mi propia marca. Así fue como empezó todo”, recuerda la emprendedora. 

La emprendedora cuenta todo sobre su marca de ropa Bohomanía.

¿Qué diferencia a Bohomanía de otras marcas? “Lo que nunca faltará en Bohomanía son buenos acabados, buena calidad de la tela y un buen servicio pre y post venta. Son nuestros principales pilares. Es muy importante para nosotros que nuestras clientas queden contentas, no solo con los productos, sino con toda la experiencia de compra de inicio a fin”, explica Catherine en una entrevista exclusiva para 15 Minutos.

¿Cómo y cuándo nació tu interés por el diseño de modas? 

Desde que tengo uso de razón, me encanta la moda. Mi abuela materna diseñaba y cosía sus propios vestidos de manera autodidacta. De alguna manera, he heredado eso de ella. Mi mamá siempre tuvo muy buen gusto para vestir y yo admiraba su estilo desde pequeña. Siempre la acompañaba a ir de shopping, algo que, hasta ahora, disfrutamos mucho hacer juntas. Sabía que terminaría dedicándome a mi propio negocio de venta de ropa. 

¿Por qué decidiste empezar Bohomanía?

Porque era ahora o nunca. Estudié Derecho y trabajé 6 años en el sector privado como abogada de empresa. El momento clave fue cuando decidí renunciar a mi trabajo para acompañar a mi esposo a hacer su maestría fuera de Perú. Vivimos en Nueva York durante 1 año y fue allí donde tomé la decisión de arriesgarme y dejar mi carrera para dedicarme a lo que siempre soñé: tener mi propio negocio de moda. Nueva York terminó por convencerme, porque la inspiración allá se vuelve infinita: es la meca mundial de la moda. La experiencia de vivir allí me motivó demasiado a perseguir mi sueño. Llevé cursos de Fashion Management y Fashion Marketing que me dieron las herramientas para iniciar mi propia marca. Así fue como empezó todo.

Bohomanía nació unos meses antes de que inicie la pandemia. ¿De qué manera les afectó?

Fue completamente inesperado. Iniciamos con todas las ganas y toda la ilusión de concretar por fin algo que veníamos cocinando desde hace muchísimo tiempo. Cuando se decretó la cuarentena a consecuencia de la pandemia, fue inevitable sentir miedo y angustia; había mucha incertidumbre sobre lo que iba a pasar. En ese momento, tuvimos que replantear muchas cosas. Todo se tornó más complicado. La producción de cada prenda es un proceso bastante largo. No podíamos reunirnos con nuestros confeccionistas, no podíamos comprar las telas, era súper difícil contactar a los proveedores porque nadie podía salir… Particularmente, me encanta visitar las tiendas de mis proveedores para tocar, sentir y ver la calidad de las telas; en eso soy bastante minuciosa. Sin embargo, nada de eso era posible. Antes de la pandemia, estuvimos en 2 puntos de ventas físicos en Lima y Trujillo, y estábamos a puertas de cerrar contratos en 2 regiones más, pero tuvimos que ponerlo en stand by. En ese momento, decidimos hacerle frente a la situación y ver la manera de seguir adelante. Tenía muy claro que nada iba a detenerme. Así que decidimos abrir nuestra propia página web y potenciarla de tal manera que nuestras clientas se sientan cómodas y tranquilas al comprar online, y que disfruten toda la experiencia de compra que les ofrecemos.

¿Qué estilo buscan transmitir con cada prenda? 

Lo que buscamos transmitir es la seguridad en una misma. Ofrecemos piezas que hagan sentir bien y cómodas a nuestras clientas, y que se vuelvan un espejo de su interior empoderado. Creo que el concepto de comodidad de la pandemia llegó para quedarse. Nuestro estilo es bastante variado. Como buena amante de la moda, creo que en la versatilidad y variedad está el gusto. Un día me provoca usar un vestido súper romántico; al otro día, uno más sexy; y al otro día, un estilo casual relajado. Eso es lo que queremos brindar a nuestras clientas: que tengan todas esas opciones al alcance.

¿Qué no debe faltar en una prenda Bohomanía? 

Lo que nunca faltará en Bohomanía son buenos acabados, buena calidad de la tela y un buen servicio pre y post venta. Son nuestros principales pilares. Es muy importante para nosotros que nuestras clientas queden contentas, no solo con los productos, sino con toda la experiencia de compra de inicio a fin. 

Han sabido mantenerse bien pese a las dificultades. ¿Qué características debe tener un emprendimiento para tener éxito?

Definitivamente, pasión, mucho orden, disciplina y un objetivo y propósito claros. Es importante que, en momentos complicados, sepamos redirigir y recordar por qué iniciamos nuestro emprendimiento y qué fue lo que nos motivó, y enfocarnos en aquello para no perder la brújula. Es muy fácil dejarse llevar por la montaña rusa de emociones que implica un negocio propio, pero hay que saber tomar las decisiones con cabeza fría y mucha determinación. 

¿Cuáles son los retos más importantes a los que se enfrenta hoy la industria de la moda? 

Uno de ellos es el ritmo tan acelerado. Hoy en día, las marcas, para mantenerse a flote, lanzan constantemente colecciones nuevas (a una velocidad antes impensable, por la complejidad que acarrea sacar cada modelo nuevo de prenda; algo que no necesariamente las personas ajenas a este rubro conocen). La presión por no quedarse atrás es bastante alta y eso obliga a mantener un ritmo muy acelerado, no solo en el proceso creativo y de producción, sino también en las estrategias de ventas. Cada día, aparecen nuevas herramientas que, aunque son muy útiles para dar a conocer tu producto, te retan constantemente.

¿Qué aprendizajes fueron los más importantes durante este tiempo como emprendedora?

La resiliencia es uno de ellos. Luego, saber mantener la calma en situaciones adversas. Eso es algo que tuve que aprender a la fuerza. Por otro lado, mantener al margen mis emociones y tomar decisiones desde la razón. Ser constante, perseverante y paciente, sin que me invada la ansiedad. Es un proceso. Lo importante es vivirlo y disfrutarlo, con un horizonte y unas metas bien definidas. 

¿Cuáles son los planes a futuro para Bohomanía?

Nuestros planes son seguir dando a conocer nuestra marca, tanto a nivel local como a nivel nacional. Seguir posicionándonos y expandirnos lo más que podamos. En un mediano plazo, queremos hacer envíos internacionales para poder llegar a un mercado extranjero. Tenemos seguidoras que viven fuera del Perú que nos escriben y son fans de la marca. Continuaremos potenciando nuestra tienda virtual, que es nuestra página web y principal canal de venta, pero no descartamos abrir un punto de venta físico propio. Esa idea me hace mucha ilusión.